///Rumbo a Castilla y León

Rumbo a Castilla y León

Firma: Por Abel Prat. Alumno de 3º D del IES José del Campo de Ampuero.

Los alumnos de 3º y 4º de ESO salieron durante cinco días a Castilla y León, dentro de un programa de la Consejería de Educación que permite el acceso de estudiantes a la red de albergues de España para conocer otras regiones y la cultura de otras autonomías.

En esta excursión me han sucedido numerosas anécdotas y me lo he pasado muy bien.
El primer día estaba todo ilusionado, aunque me faltaba una especie de confianza que no tuve hasta haber hablado con todas y todos los compañeros a los que no conocía. Hice mucha amistad con algunos de ellos.

Cuando llegamos a Burgos hacía bastante frío, pero nos daba igual ya que nos estábamos divirtiendo. Lo que más me impresionó fue la preciosa y gigante Catedral, aunque también vimos numerosos monumentos.

Esa noche fue la más dura para los pobres profesores y monitores, ya que nos encontrábamos muy alterados y no paramos en toda la noche, aunque supimos recompensarles al día siguiente dejándoles dormir.

A la mañana siguiente nos dirigimos a Salamanca; esta ciudad estaba llena de monumentos históricos e importantes. Pasamos allí todo el día dando vueltas y realizando juegos con los que aprendíamos tradiciones de la ciudad. Esa noche caímos dormidos nada más ver la cama.

El miércoles fuimos a Segovia, la ciudad más bonita de las que visitamos. Vimos el Acueducto, el Alcázar y nos dimos una vuelta. Lo más duro de la excursión era no comerse los bocadillos que llevábamos antes de la comida, ¡puf!…¡Qué mal lo pasábamos!.
Esa misma tarde fuimos a La Granja, que para mi fue el sitio más aburrido de la excursión. Al llegar al albergue nuevo nos alojamos, cenamos y salimos a realizar unos juegos en los que nos lo pasamos muy bien. Corrimos, saltamos, reímos… hicimos todo tipo de cosas graciosas para divertirnos y pasárnoslo bien y al final resultó muy agradable. Cuando terminamos los juegos nos fuimos a las habitaciones pero, gracias al buen comportamiento que mantuvimos, los monitores nos dejaron cambiarnos de habitaciones para hablar con quienes quisiéramos, siempre y cuando no preparáramos ningún follón.

A la mañana del jueves nos levantamos muy contentos ya que por la tarde teníamos Parque de Atracciones. Esa mañana visitamos el Museo del Prado y vimos, desde el autobús, numerosos monumentos que antes veíamos en la tele, como la Fuente de la Diosa Cibeles. A la tarde fuimos al Parque de Atracciones, donde nos reímos y mareamos, y mojamos demasiado.
Esa noche no dormimos absolutamente nada, ya que era el último día, es decir, la última noche, y nadie tenía ganas de dormir, incluso hasta los monitores que se quedaron con nosotros hasta las tantas.

Por la mañana nos encontramos cansados y tristes ya que era el fin de la excursión. Esa mañana estuvimos en Ávila, donde comimos, y seguido nos dirigimos a Ampuero, donde a mi me recibieron todos mis amigos y disfruté mucho contándoles lo bien que me lo había pasado.
También me lo pasé muy bien con el profesor, Carlos, con el que nunca había hablado, y me enteré de que era muy majo.

2019-10-01T10:04:47+00:00 28 May 2002|Categorías: Hemeroteca, Revista Nº 32|Etiquetas: |

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies