///Diario de un viaje a Andorra

Diario de un viaje a Andorra

Firma: Por Isis Castillo. Alumna de 4º ESO del IES M. Gutiérrez Aragón de Viérnoles.

En Andorra los estudiantes de ESO y Bachillerato del IES Manuel Gutiérrez Aragón de Viérnoles disfrutaron de unos días de nieve, diversión y compañerismo. Este es el diario de una de las viajeras.

PRIMER DÍA: DOMINGO 25-1-04

Son las 6.15 de la madrugada, acabo de despertar después de haber dormido apenas 4 horas. ¡Vaya nervios!
Hemos quedado todos a las 7 de la mañana en la parada del autobús; enfrente del instituto.
Nada más despertarme me levanté del tirón, «quiero pensar que eran las ganas»; porque siempre tardo un montón…

Llegué al instituto a las 6:45 horas colocamos todas las maletas que eran «gigantes» parecía que nos «echaban de casa».
Para coger sitio todavía era peor, aunque sobraban varios huecos que al ir serían llenados. A las 7 puntualmente salimos del instituto dirección Santander donde paramos ante de llegar en «Mompia» un centro de salud donde cogimos a los ocupantes de las plazas del bus que quedaban y a Víctor uno de los profesores.

Todos los que montaron en el autobús eran todos chicos desde los 17 a los 22 años, no tenían mucha diferencia respecto a mí o a la de los chavales que acudían de Viérnoles de 4º de la ESO y de 1º de Bachiller. ¡Claro! porque los demás eran de 1º y 2º de la ESO.
Fueron entrando y nos iban llamando la atención, uno de ellos por los ojos, otro por la ropa… y eso nos hizo poner motes. ¡Cómo no! pero sin ninguna maldad.

La siguiente parada no fue hasta la 9.45 de la mañana o un poco más, antes de llegar a Bilbao, donde pudimos tomar algo para desayunar. A partir de aquí se fueron formando grupos y haciendo amistades con la gente de nuestro instituto e incluso con el del otro. Estuvimos parados durante 1hora mas o menos; seguidamente cogimos el autobús con dirección a Zaragoza donde volvimos a parar a las 14:00 horas para comer, hasta este punto iba sin ninguna amiga (chica) porque no conocía a nadie ya que estas ya iban formando sus propios grupos; estuvimos aquí durante 3 cuartos de hora; así movíamos un poco las piernas «por lo menos».

A las 18:30 horas ya habíamos pasado la frontera y estábamos de camino hacia el hotel. Cuando llegamos no paramos de quejamos; pues nos parecía excesivo el precio que habíamos pagado para tener que quedarnos allí. ¡Era de lo peor! Las habitaciones eran pequeñas, no limpiaban y venía la alergia a los ácaros y al polvo. Y para colmo el hotel estaba enfrente del cementerio.

Pero la organización de las habitaciones fue bastante buena respecto a como compartir los cuartos y eso, a mí me toco con una chica majísima de 1º de la ESO, y aunque teníamos diferencia edad nos hemos llevado y no llevamos muy bien, ¡ella es mi niña pequeña!

Después de dejar las maletas subimos hasta el Tarter allí estaba la tienda donde íbamos a alquilar el equipo para poder esquiar, entre ellos: las botas, los palos y los esquíes necesario para poder pasar toda la semana esquiando por la mañana. Nos fuimos haciendo mas amigos del otro grupo y cogimos confianza tirándonos bolas de nieve y con mucho cachondeo para pasar el rato y el frío.

Nos dieron un número de botas y de esquís para así poder evitar su perdida

Poco después nos fuimos de vuelta al hotel, donde nos dieron bastante mal de cenar; aunque había donde elegir; acabamos sobre las 22:00 horas los que cenamos ¡Claro! Cuando acabamos nos fuimos a las habitaciones, estuvimos con cachondeo toda la noche hasta las 3:30 e la madrugada o así, conocimos mas a fondo a los chavales del otro instituto (todos muy majos) y divertidos.

SEGUNDO DÍA: LUNES 26-1-04

Todas las mañanas durante 3 dias nos levantábamos a las 7:00 de la mañana; desayunábamos, para salir a las 7:30 del hotel en dirección a las pistas para poder esquiar ya que tardábamos 2 horas o un poco mas en llegar. Era la estación de esquí de Soldeu, estaban muy bien las pistas ya que tenían para bastantes niveles y por tanto también diferentes pendientes.

A partir de aquí todas las mañanas teníamos que tener un cursillo de esquí que duraba desde las 10:00 horas a las 12:00 horas, luego cada uno iba para donde quisiera, es decir teníamos el día libre. A las 14:30 horas era la hora de la comida donde todos los días teníamos que presentar un vale donde nos marcaban para poder obtener la comida.

Esta noche acudimos de fiesta nocturna o «discoteca» en el hotel del otro grupo; empezaba a las 22:00 horas y se sorteaban varios regalos con las papeletas que nos entregaron en un principio, según entramos, en las que constaba un número; esto duró hasta las 00:00 horas cuando tuvimos que regresar hasta nuestro hotel, llegamos sobre las 00:30 horas aunque no nos dormimos hasta las 4:00 de la madrugada, «no había sueño».

TERCER DÍA: MARTES 27-1-04

A la mañana siguiente madrugamos a las 7:00 de la mañana, subimos a esquiar como todas las mañanas y por tanto también comimos allí, la comida seguía siendo mala pero se hacia lo posible por meter algo al estomago, a las 16:00 horas de la tarde bajamos de las pistas.

Según bajamos acudimos a las Termas en Caldea, ¡uff!
Eso era una ¡pasada! Tenía jacuzzi, saunas, baños turcos, grandes piscinas internas y externas…

Estuvimos en las termas desde las 17:00 horas hasta las 20:00 horas, es decir durante 3 horas con un relax máximo en un espacio completamente cubierto de agua. ¡guaau!.
Esta tarde se paso de la mejor forma posible, nos quedamos dormidos sobre las 4:00 horas de la madrugada y a pierna suelta. Jajaja… ¡Qué chulo!

Esta noche estuvimos haciendo las maletas ya que al día siguiente cambiábamos de hotel, ¡ya era hora!.

CUARTO DÍA: MIÉRCOLES 28-1-04

Madrugamos a las 7:00 horas como todas las mañanas, pero era diferente ya que teníamos que coger todo el equipaje; lo acaldamos todo en el bus como pudimos, subimos a esquiar para luego bajarnos a las 17:00 horas para el aparta-hotel al que nos cambiamos; ¡era una pasada!, nos distribuimos las habitaciones en el bus. Las chicas estábamos puerta con puerta en un dúplex, que tenía: cocina, dos baños, una mesa que se convertía en cama de matrimonio, seis camas, un sofá, televisión y terraza; ves era una ¡pasada!, «tenía de todo».

Esa tarde no hicimos nada, excepto a las 21:00 horas nos pusimos a cenar o incluso un poco después, aquí la cena era mucho mejor que en el otro hotel. La mayoría se fue a las 22:00 horas a patinar al palacio del hielo.

Los que nos quedamos estuvimos charlando y jugando entre nosotros, a las 00:00 horas llegaron los del patinaje, estos nos pusieron al día de las caídas, marcas y moratones que les había causado el hielo y los patines; así que de los que nos quedamos nadie se arrepintió.

Esta noche también nos acostamos tarde; para que negarlo, pero por la mañana no nos costo mucho levantarnos.

QUINTO DÍA: JUEVES 29-1-04

Hoy nos dejaron dormir más la mañana aunque no mucho más pero una hora era de agradecer. ¡jajaja!
Nos levantamos a las 8:00 horas ya que ahora las pistas de esquí estaban mucho más cerca del aparta-hotel, a una media hora o un poco más. Esquiamos durante toda la mañana y parte de la tarde como llevábamos haciendo durante toda la semana.

A las 16:00 horas bajamos las pistas camino al aparta-hotel nos dejaron tiempo para asearnos y cambiarnos; para a las 18:30 horas estar en el bus para bajar al centro de Andorra de compras. Allí nos dejaron tiempo libre hasta las 20:45 horas ya que la cena en el hotel era a las 21:15 horas.
Aquí nos separamos en grupos según el interés que buscábamos, tres chavalas y yo nos inclinamos por la ropa, colonia, música; un «poco de todo».
Al final nos acabamos perdiendo, pero, ¡como preguntando se entiende la gente!
Todas las tiendas cerraban súper pronto, hasta los centros comerciales a las 20:00 horas nosotras estábamos a las 20:15horas a la otra punta de donde habíamos quedado. Pero llegamos al bus a las 20:35 todavía 5 minutos antes. ¡Uff!.
Yo en Andorra me compre ropa, ¡cómo no! Y las niñas con las que me quedaba en la habitación (Beatriz, Rocío, Olga) quisieron que me la pusiera para después de cenar porque había un chico que me gustaba y decían ellas que yo también a el.
Las hice caso, y la noche acabo ahí sabiendo él que a mí me gustaba; él no me contestó solo dijo que mañana hablaríamos, así que no «funciono».
Esa noche me acosté apenada, porque no sabia lo que él pensaba.

SEXTO DÍA: VIERNES 30-1-04

Ya era por la mañana, tan solo eran las 8:00 horas y ya estábamos en pie con las maletas completamente hechas.

Desayunamos como todo los días antes de acudir a las pistas, seguidamente subimos y realizamos el cursillo donde al final nos otorgaron con un diploma del curso de esquí, el mío acabo firmado por todos lados con dedicatorias de todo tipo de gente del instituto del astillero de informática.

La comida la seguimos tomando allí como los días anteriores y hoy como era el ultimo día nos retiramos de la estación de esquí las 15:00 horas, de la que bajamos dejamos el equipo de esquí donde lo alquilamos allí comprobaron que no faltaba nada.
Seguidamente y sin pausa bajamos al aparta-hotel a recoger las maletas las cuales habíamos dejado todas en un cuarto; entramos en dos grupos primero chicas y luego chicos teníamos cada grupo 5 minutos.

Después de esto nos subimos en el autobús, donde ahí por fin se aclaro lo de la noche anterior; era el ultimo día que pasábamos juntos, que digo el ultimo día las ultimas 12 horas o incluso alguna menos, o eso es lo que yo pensaba.

Ahora después del viaje, no me arrepiento de haber acudido; ahora tengo ahí a una persona a la que respeto, como hace él conmigo, y a la que quiero como amigo y quizás como el amor de mi vida. Este puede ser el comienzo de un cuento de hadas; que con el paso del tiempo se verá si el cuento continua o el final es de pesadilla….

2019-12-04T10:12:03+00:00 28 Abr 2004|Categorías: Hemeroteca, Revista Nº 45|Etiquetas: |

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies