Quique Setién, jugador de fútbol perteneciente a plantillas de Racing, Real Madrid, Levante y la Selección Española, ha contestado a las preguntas de dos alumnos del Santa Clara en las que admite que su vida ha estado y estará siempre ligada a este popular juego, pero también cuenta que ahora «se ve más músculo que cerebro»en este deporte que mueve masas.

Quique Setién, uno de los mejores jugadores que ha dado Cantabria y uno de los mejores que ha vestido la camiseta del Racing en los últimos años, concedió amablemente una entrevista y respondió a todas nuestras preguntas.

Pregunta.– ¿Cuando eras pequeño cuál era tu juguete favorito?
Respuesta.- Creo que el balón.

P.: – ¿A qué edad comenzaste a jugar al fútbol?
R.: – Desde que tengo recuerdos.

P.: – De no haber sido futbolista, ¿qué te hubiera gustado ser?
R.: – Siempre futbolista.

P.: – ¿Cuál fue tu primer equipo?
R.: – Comencé en el colegio, pero mi primer equipo en serio fue el Casablanca

P.: – Cómo recuerdas tu primer partido en el Racing
R.: – Fue una experiencia maravillosa.

P.: – Tu mejor recuerdo del Racing.
R.: – Bueno, pues el primer partido jugado, algún título importante, algún gol, es difícil decir uno en concreto.

P.: – ¿Pensabas que llegarías tan lejos?
R.: – Nunca te planteas hasta dónde vas a llegar, yo jugaba porque me gustaba.

P.: – ¿Qué tal te fue por el Atlético de Madrid?
R.: – En el Atlético viví dos etapas, una con Vicente Calderón cuando llegué allí de la mano de Luis Aragonés y luego otra etapa totalmente diferente, de la que no guardo gratos recuerdos, fue cuando llegó Jesús Gil que tuve algunos problemas al final que me obligaron a salir del Club.

P.: – ¿Y por el Levante?
R.: – Por el Levante también fue otra etapa diferente, como una etapa en la que uno va a un sanatorio a recuperarse, porque en realidad terminé en el Racing de una manera distinta a como yo había pensado en toda mi vida, y el Levante me ofreció la oportunidad de olvidarme de los conflictos que tuve aquí y además me trataron muy bien y conseguimos el objetivo, que era ascender a 2ª División. Fueron tres meses realmente muy buenos.

P.: – Háblanos de la selección.
R.: – La selección es lo máximo a lo que puede aspirar un futbolista, jugar con el equipo nacional de tu país y representar sus colores. No cabe duda que fue el día que debuté como internacional, con el Zaragoza y contra Austria, en el año 1.986, un día de los que no se olvidan jamás.

P.: – ¿Cuáles eran tus ídolos deportivos?
R.: – Idolos no es que haya tenido muchos, ni creo que haya podido tener ese significado claro, pero había jugadores en aquella época que me entusiasmaban, como era el caso de Cruyff, que era un futbolista excepcional por sus condiciones
técnicas, por su presencia en el campo, por sus dotes, por muchas cosas, era un futbolista realmente brillante y que me gustaba muchísimo.

P.: – ¿Cuál es tu posición favorita?
R.: – Es aquella en la que puedes estar en permanente contacto con el balón, creo que no serviría para jugar de defensa, porque estás obligado a despejar el balón sin poderle tocar, ni hacer un paso bueno y tocarle cada mucho, por lo tanto y donde más se toca el balón es en la posición de medio centro.

P.: – ¿Recuerdas algún gol en especial?.
R.: – Sí, recuerdo bastantes goles en especial. Al poco de debutar recuerdo un gol que le metí a Iribar, que ganó el Racing 1-0 al Ath. de Bilbao, después de 13 años que no lo conseguía. Y un gol que supuso un ascenso a 1ª División contra precisamente el Levante, que ganamos 1-0 en el último partido y el Racing subió a 1ª División, y sin duda alguna más que ahora no me acuerdo.

P.: – ¿Vas a seguir con el fútbol playa?
R.: – Sí, mientras las fuerzas me lo permitan por supuesto, todo lo que sea jugar al fútbol, bien sea en el campo, en la playa, o en una pista de futbito, o en donde sea, por supuesto que lo seguiré haciendo.

P.: – ¿Cuál es tu música favorita?
R.: – Pues ahora mismo no oigo demasiada música, fuí anteriormente muy aficionado y conservo muchos discos que seguramente no sonarán, grupos como Pynk Floyd, UB-40, grupos que marcaron una época y que todavía siguen dando la lata por ahí. Me gusta de todo prácticamente, incluso hasta la ópera que me gusta mucho.

P.: – ¿Te gusta otro deporte que no sea el fútbol?
R.: – Sí, tenís, baloncesto, la NBA me encanta, y creo que soy aficionado prácticamente a todos los deportes.

P.: – ¿Tienes algún hobby?
R.: – Tengo bastantes, me gusta mucho leer, me gusta mucho el ajedrez y bueno, en principio, esos dos son los que más.

P.: – ¿Es la española la mejor liga del mundo?
R.: – Pues sí, en cuanto se refiere a jugadores de primer nivel, no cabe duda de que junto con la italiana, posiblemente sean las mejores ligas del mundo, pero no me gusta en absoluto el fútbol que se ve en ellas, a pesar de que están los mejores jugadores del mundo, pero creo que la situación por la que atraviesa el fútbol, el negocio en el que se ha convertido el fútbol y todo eso, está bastante en detrimento del espectáculo que es el fútbol en sí. Y en realidad se ve ahora mucho más músculo que cerebro, la gente corre demasiado y a veces se olvida de que hay que jugar con el balón.

P.: – ¿Prefieres la ciudad o el campo?
R.: – Ciudad o campo pues depende de para qué, pero creo que las dos cosas. Para tranquilidad o relax, pues yo creo que el campo, para distraerte y para otras muchas cosas, la ciudad.

P.: – Dinos tu oponión de los arbitros en la liga española.
R.: – Referente al nivel de los arbitros en la liga española, o el nivel del arbitraje, creo que falta unanimidad en los criterios y creo que de algunos arbitros lo que no me gusta es su actitud, sobre todo la que siguen manifestando en el campo a la hora de arbitrar el partido, el trato con los jugadores, hay cosas que no me gustan, aunque reconozco también en favor de ellos que es tremendamente complicado arbitrar, porque están sujetos a mucha presión y es evidente que las decisiones hay que tomarlas en una décima de segundo, y es muy fácil equivocarse y no siempre se equivocan a favor tuyo.

P.: – ¿Cuál es tu mayor defecto deportivo?
R.: – Ha habido a lo largo de mi carrera deportiva varios defectos. Algunos con el tiempo y conociéndolos he podido ir superándolos, pero no cabe duda de que siempre he estado condicionado por la velocidad, yo he sido un jugador con unas condiciones técnicas bastantes aceptables, pero me faltaba la velocidad para haber conseguido algo más, he sido un hombre más bien lento.

P.: – ¿Y tú mayor virtud?
R.: – Lo que mejor he podido hacer en los campos de fútbol es saber qué hacer con el balón.

Agradecemos a Quique Setién su amabilidad a la hora de responder a nuestras preguntas.

Trabajo original