/, DestacadosPortada/Siete voces para siete científicas

Siete voces para siete científicas

Firma: Teresa Cortina, María Gallardo, Paula González Bardón, Sara Rodríguez, Manuela Rodríguez, Irene Santamaría y Paula Suárez, estudiantes de 2º de Bachillerato del IES Valle del Saja de Cabezón de la Sal.

Un grupo de estudiantes de 2º de Bachillerato de Ciencias del IES Valle del Saja realizamos una actividad en nuestro centro el pasado mes de febrero, con la que quisimos contribuir a los actos que, a nivel mundial, se organizan con motivo del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia.

La actividad fue promovida por nuestros profesores del Departamento de Física y Química, Alberto Aguayo y Covadonga Gutiérrez. Ellos nos hablaron acerca de la brecha de género que existe y persiste desde siempre en todo el mundo en el sector de la ciencia; de que la participación de las mujeres en los estudios científicos de grado superior ha aumentado enormemente en los últimos años y, sin embargo, aún están insuficientemente representadas en este campo; y, en definitiva, de cómo continúan enfrentándose a barreras que les impiden participar plenamente en esta disciplina.

Nos propusieron entonces que pensáramos en la manera de contribuir a hacer visible el trabajo y los logros de mujeres que con su esfuerzo contribuyeron a forjar la historia de la ciencia tal y como hoy la conocemos, así como a revalorizar el importante legado que nos dejaron. De este modo participaríamos también en el reconocimiento de la mujer de ciencia de hoy y, por supuesto, de ese futuro cercano en el que estaremos nosotras; porque, aunque muchas de las contrariedades vividas por la mujer en el pasado han sido hoy superadas, todavía quedan muchos retos por librar.

Finalmente nos decidimos, asesoradas por nuestros profesores, por dar a conocer a algunas mujeres de ciencia que vivieron en diferentes épocas al resto de la comunidad educativa de nuestro instituto. Había llegado el momento en el que sabíamos qué queríamos hacer y conseguir, pero nos faltaba un aspecto importante por decidir: ¿de qué modo transmitir ese conocimiento? Decidimos entre todos que, probablemente, la dramatización supondría el vehículo transmisor más impactante y que podría dejar una mayor huella.

Nos pusimos entonces con el trabajo de preparación de la actividad. Comenzamos para ello con la elección de las mujeres científicas a quienes recordar. Los criterios de elección fueron, principalmente, los logros científicos que cada una de ellas alcanzó a lo largo de su vida, así como los prejuicios y las barreras con los que se encontraron y contra los que tuvieron que luchar, pero también aspectos de sus vidas personales que, por uno u otro motivo, nos parecieron de interés. Una vez decididos los personajes, seleccionamos la información que deseábamos transmitir de sus biografías personales. Después de algunos ensayos, en los que poníamos voz a siete mujeres de ciencia, llevamos a cabo una breve interpretación dramatizada que ofrecimos al resto de compañeros y profesores de nuestro instituto. Este acto se grabó, de tal modo que hoy contamos con un emotivo vídeo como recuerdo de la actividad y que, además, permite recordar y dar a conocer el resultado de nuestro trabajo.

Y estos son nuestros testimonios personales acerca de algunos de los diferentes aspectos relativos a la actividad y al trabajo realizado:

¿Qué nos motivó a llevar a cabo esta actividad?

Por Manuela / Vera Rubin

En primer lugar fueron nuestros profesores de Física y Química quienes nos propusieron hacer algo para celebrar desde este departamento el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Nos apuntamos las que quisimos y, en el transcurso de una reunión en el laboratorio, decidimos la manera en la que llevaríamos a cabo la actividad.

Lo cierto es que, al principio, nos dio a todas bastante “respeto” eso de actuar en un escenario y más con una cámara grabándonos. Sin embargo, no nos hizo falta darle muchas vueltas, ya que todas coincidimos en que esas mujeres se merecían una reivindicación del reconocimiento que en su día no tuvieron y… ¿qué mejor manera que traer hasta nuestro presente sus vidas, su recuerdo? Además, siempre es fascinante aprender fuera del aula, y más con la intención de concienciar sobre injusticias. Por otra parte estamos seguras de haber llegado a muchas personas con esta iniciativa.

Las siete estudiantes que han participado en la actividad del Departamento de Física y Química.

 

¿Cómo decidimos de qué manera plantearíamos nuestro homenaje a todas esas mujeres científicas?

Por María / Maria Mitchell

Una vez que tuvimos claro cuál era nuestro objetivo, barajamos varias opciones. En nuestro instituto hubo más grupos involucrados en este afán de sacar al frente a las olvidadas mediante diferentes actividades. Se colgaron carteles en las paredes, cada uno rememorando a una científica e, incluso, se introdujo el recuerdo de todas estas mujeres en una actividad que se realiza todos los años y que coincidió en las fechas: ‘La Noche en Letras’. Nosotras elegimos como formato esta breve interpretación, emulando un poco un vídeo que se realizó años atrás en el Departamento de Física y Química. Procuramos que nuestros relatos fueran lo más cercanos posibles. Así, intentamos no limitarnos a enumerar los éxitos de estas mujeres (que fueron muchos), sino dar una visión más próxima y con la que, de esa manera, fuera posible identificarse.

 

¿Por qué escogimos esas mujeres científicas y no otras?

Por Sara / Cecilia Payne

Creo que a la hora de buscar a las mujeres científicas que representaríamos estuvimos todas bastante de acuerdo en que podríamos centrarnos en aquellas mujeres que apenas nos sonaban para darles más visibilidad. Es por eso que descartamos mujeres que, aunque también encontraron grandísimos obstáculos, hoy en día son más conocidas en el mundo de la ciencia, como pueden ser Marie Curie o Rosalind Franklin.

Además, cada una vio algo especial que hizo que escogiese una determinada científica. En mi caso, me impresionó muchísimo el hecho de que a Cecilia Payne, mi científica, no le diesen el título universitario, a pesar de haber superado los estudios, simplemente por ser mujer. Pensar que a mí, mujer y estudiante, me hubiese podido ocurrir eso al vivir en su época, me ayudó a empatizar con el personaje y aproximarme más al papel.

Las estudiantes confían en hacerse un hueco en el difícil mundo científico.

 

Respecto al vídeo, ¿qué os podemos comentar?

Por Paula González / Ida Tacke

El vídeo fue tomado durante la dramatización en directo, por lo tanto está en formato virgen, sin ningún tipo de montaje ni corte; es decir, tal cual lo representamos. Algunos de los rasgos a destacar son nuestras vestimentas, ya que todas lucíamos camisa blanca y vaqueros. No pretendíamos que se nos viera a nosotras, todo lo contrario, queríamos pasar desapercibidas; lo importante eran nuestras palabras, las voces de esas mujeres que, debido a dificultades, no fueron en su día escuchadas. También resaltar nuestra interpretación: seria, contundente, con mucha fuerza. Nos sentíamos muy poderosas.

Por otra parte, estamos gratamente sorprendidas por la acogida que hemos tenido: en muy poco tiempo el vídeo ha superado las mil reproducciones. Además, nos han llegado mensajes de muchas partes de España e, incluso, del otro lado del charco, como es el caso de Ecuador. Los profesores de diferentes centros educativos y de asignaturas diversas (Valores Éticos, Física, Química…) lo muestran a sus alumnos para así enseñarles la importancia que la mujer tuvo, tiene y tendrá en la ciencia. También hemos recibido mensajes de varias organizaciones relevantes. Desde ellas se comparte con sus seguidores nuestra pequeña contribución en este tema.

 

¿Cómo nos sentimos durante la dramatización en directo?

Por Teresa / Sophie Germain

Nerviosas, muy nerviosas. Hay que recordar siempre que esta actividad no tenía como fin realizar un vídeo, sino que era una representación en directo, delante de muchos alumnos y profesores; por eso se oyen aplausos y voces en el vídeo. Antes de salir a escena estábamos todas hablando solas, repitiendo nuestro guión… ¡Parecía que estábamos locas! Pero creo que hablo en nombre de todas si digo que después nos sentimos muy realizadas y muy orgullosas. Esto fue en un recreo, así que, cuando terminamos la representación, los profesores nos fueron parando una por una para felicitarnos y, de hecho, hemos seguido recibiendo felicitaciones en este tiempo. Nos sentimos muy contentas de haber realizado esta actividad.

 

A nivel personal, ¿qué nos ha aportado esta experiencia?

Por Paula Suárez / Dorothy Crowfoot Hodgkin

Hablo en nombre de todas mis compañeras al afirmar que este proyecto ha incidido notablemente en nuestra visión de las mujeres dentro del mundo de la ciencia. Gracias a esta actividad no solo hemos aprendido un poco más sobre la vida de estas mujeres, sino que también hemos sido conscientes de lo difícil que lo han tenido para hacerse un hueco en un mundo inicialmente destinado a los hombres. Durante años, el género femenino ha estado discriminado culturalmente, relegado a un segundo plano. A nivel intelectual prácticamente no existíamos. Por eso les debemos tanto a estas mujeres.

No hemos podido rememorar a tantas mujeres como nos hubiera gustado, pero por el hecho de haber contribuido a visibilizar el papel de la mujer dentro de la ciencia, y de haber conseguido que el resto de mujeres tengamos la oportunidad de ser reconocidas, quisimos agradecer su trayectoria científica a través del vídeo que realizamos.

Las siete estudiantes que han recordado el papel de siete científicas.

 

¿Creemos que sigue habiendo discriminación hoy en día hacia las mujeres en el ámbito científico?

Por Irene / Hipatía de Alejandría

Al escuchar los testimonios de nuestras científicas nos hemos encontrado historias desgarradoras, repletas de baches en el camino e injusticias. Sin embargo, estas mujeres no dejaron nunca de luchar, a pesar de tenerlo todo en contra.

A día de hoy, y gracias en gran parte a todas las que no se dieron por vencidas, las mujeres podemos aspirar a entrar en el mundo de la ciencia sin muchos impedimentos. Sin embargo, no nos conformamos con haber abierto esta ventana hacia un campo reservado a los hombres; por esta razón hay ciertas cosas en las que el feminismo sigue trabajando. Aparte de la falta de científicas en las altas esferas, la brecha salarial y la discriminación ocasional, me preocupa el escasísimo número de mujeres representantes de la ciencia a lo largo de la historia. Hace que nosotras, las chicas que ahora nos estamos formando, no encontremos un referente. Llevamos toda la vida estudiando a señores que se llevan el Premio Nobel, señores que descubren esto y lo otro, señores brillantes. Casi sin querer dejamos de vernos a nosotras mismas alcanzando esos logros. Y el mayor problema no es que no existan estas mujeres, es que se las ignora por completo, se las suprime de los libros de texto. La única solución efectiva es hablar más de mujeres, apoyar a las que ahora aspiran a ser científicas reconocidas, leer las historias que nunca nos contaron y sacarlas a la luz, como hemos hecho con esta pequeña representación, dando nuevos nombres a los que rendir culto a todos aquellos que nos hayan escuchado.

2018-08-17T09:04:58+00:00 17 Ago 2018|Categorías: Actualidad, DestacadosPortada|Etiquetas: , |

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies