///Telecabarga: ¿La Estela de la Cultura?

Telecabarga: ¿La Estela de la Cultura?

Firma: Eduardo Castanedo 2º B y Miguel Ángel Cervera 2º C del IES de El Astillero.

Un equipo de once alumnos del IES El Astillero, acudió al concurso de Telecabarga, «La Estela de la Cultura», donde compitió con alumnos del IES Besaya. Dos de los participantes nos cuentan la experiencia a través de un crítico e irónico relato.

Eran las 15:23 p.m., estábamos allí, en la estación de F.E.V.E. Era un día normal, la temperatura era normal, ¿era todo normal? No.
Allí estábamos diez personas, aparentemente normales, que esperábamos la llegada del tren que nos llevaría a la «capi» de nuestra «comu».
Un cuarto de hora más tarde nos dirigíamos a la plaza de las farolas para torcer a la izquierda, pasar la iglesia de los jesuitas y llegar al centro cultural de la Caja Cantabria «Modesto Tapia» sita en la calle Tantín (donde vamos al cine).
Yendo con la intención de ver el programa anterior -nº 12- de otros colegas; nuestra sorpresa fue tal, que al entrar el de seguridad nos preguntó: –«¿Sois los de la tele? Y con total educación respondimos: -«Sí»; a lo que nos contestó: -«¿Sí? A la puta calle.»
Y tuvimos que esperar más de lo pensado en el portal. A las cinco de la tarde nos mandaron entrar.

Mientras el público astillerense se iba dividiendo -puesto que los torrelaveguenses (por cierto, del I.E.S. Besaya) no tenían público a su favor-, nosotros nos encaminamos hacia una sala donde nos explicaron el juego. Después, fuimos a otro cuarto donde una belleza castaño-oscura, más conocida como Mónica, (a la que se refiere Félix «El Locha» cuando se confunde en la grabación con la azafata Miriam), nos maquilló de una manera veloz.
Nada más terminar aumentó nuestro nerviosismo, los segundos se nos hacían minutos, los minutos horas…

Empieza el concurso.

Después de lanzar la estela, nuestro portavoz, Adrián Sánchez, eligió la zona de la montaña para empezar el concurso.
Antes de que Locha nos diera a conocer, nos colocamos en un extremo, fuera del escenario y detrás del arco-iris, de donde salimos corriendo hacia nuestro sitio.

La primera prueba fue la de preguntas rápidas individuales. Comenzó el I.E.S. Besaya, consiguiendo -8 puntos; a continuación nos tocaba a nosotros; había preguntas de todo tipo: desde los apóstoles hasta los alimentos plásticos. (Solicitamos a algún representante del seminario de ciencias que nos resuelva esta duda.).
Conseguimos -3 puntos. ¡¡¡Por primera -y última vez- íbamos en cabeza!!!.

Seguidamente era el turno de la prueba de tecnología: Esta consistía en construir un puente de papel de diez cm. de ancho entre dos torres formadas por libros.
Teníamos cinco minutos de tiempo y el puente debía sostener un kilo de peso al final del duelo.
Mientras el equipo de matemáticas y tecnología se «comía la cabeza» con el puente, el resto del grupo contestábamos a una batería de preguntas y respuestas rápidas, en las cuales «nuestro pulsador» no funcionaba muy bien y no conseguimos muchos puntos; los del puente consiguieron acabar el puente in extremis, pero cuando «El Locha» puso el kilo de peso sobre el papel, ¡¡¡AGUANTÓ!!! Durante esos cinco segundos todos lo pasamos fatal, pero gracias al puente conseguimos treinta puntos, más unos pocos de las preguntas.

A continuación tocaba la prueba bibliográfica: con la ayuda la estantería llena de libros que había allí, el equipo de esta prueba tenía que contestar a tres preguntas: En Ojedo hay un castaño muy alto y muy ancho, ¿de qué especie es? ; En Ojedo podemos ver una puerta románica trasladada desde una ermita ¿a qué siglo pertenece la puerta? ; El desfiladero de la Hermida comienza en un pueblo, ¿cuál es?.
No conseguimos completar las tres preguntas (nos faltó la primera), por lo que no sacamos ningún punto. Aunque hubo una anécdota bastante graciosa: nuestra compañera Luisa abrió un libro delante de una cámara, pero la sorpresa se la llevó el cámara (situado tras ella) al ver el libro al revés, teniéndose que retirar partiéndose de risa. 0 puntos.

Ahora tocaba la prueba de matemáticas/lógica, la nuestra fue de matemáticas. El mismo equipo que los de la prueba de tecnología intentaron traernos cincuenta puntos. Tenían que resolver un problema que decía algo así como que el autobús de una excursión escolar se dirige a Ibio. El director le dice al conductor que quiere llegar en 6h y le avisa: «no tarde 7h yendo a 50 Km/h ni 5h yendo a 70Km/h». La pregunta fue: ¿A qué distancia están de Ibio? ¿A qué velocidad deben de ir? (El problema es erróneo puesto que no me acuerdo exactamente). Ninguno de los dos equipos lo conseguimos resolver. Mientras tanto, otra batería de preguntas y respuestas rápidas; el «pulsador» seguía sin funcionar.
PUBLICIDAD…

Por último, las preguntas en grupo, en las que todos juntos teníamos tiempo de pensar la pregunta y responderla y si no, bicicleta. Aquí el menda, el de la bici, se lanzó a por ésta, aunque Rousseau le aguó la fiesta. (Nos ha quedado bien). ¿Eh? Según «El Locha» el de la bici dio una auténtica exhibición de ciclismo…(Modestia aparte)

Y ya lo más importante: el resultado… ¿lo quieres saber? ¿Si? ¡Haberlo visto! (Resultado: 125 – 50)
Dada ya por finalizada las pruebas y después de haber visto a Pablo (el de E. F.) cómo le temblaban las piernas, nos dieron (fuera de emisión) unos mapas de cantabria… ¡en relieve!
No podíamos más. Cuando acabó el programa, nos sentamos en la butaca del público, estábamos abatidos y destrozados por el nerviosismo más el calor sofocante de los focos. No podíamos más.
Algunos compañeros míos -junto con el público y el resto de los profesores- desalojaron la sala, quedándonos Juan Pablo (2ºB) y yo a ver la secuencia que nuestro Eduardo Induráin-Olano grababa junto a «El Locha», Miriam y una del Besaya para anunciar el programa.
Apurado ya nuestro tiempo allí, Eduardo y yo, con mapa en mano, volvimos a la estación, donde finalizaba nuestra primera aventura televisiva, puesto que el 2 de junio volvemos (con muchas ganas) para ganar al Ría del Carmen. ¡Tiembla Locha!.

Participantes:
JAVIER MARTÍN (2º B)
EDUARDO CASTANEDO (2º B)
LUISA GÓMEZ (2º B)
JAVIER LOMBÓ (2º B)
ADRIÁN SÁNCHEZ (2º B)
MIGUEL ÁNGEL CERVERA (2º C)
PIEDAD LERENA (1º C)
RUTH CALVA (1º A)
VICENTE GONZÁLEZ (1º C)
SARA TRIGUEROS (1º D)
LAURA SAEZ (1º A)

También queremos dar las gracias a todos aquellos que nos apoyaron allí y a los profesores que nos acompañaron: a todos ellos gracias de nuevo.
Y los importantes: Eduardo Castanedo (el de la bici) y el menda, Miguel Ángel Cervera.

2018-09-17T11:52:39+00:00 23 Jun 1998|Categorías: Hemeroteca, Revista Nº 6|Etiquetas: |

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies