///El Planetario y el Parque Eólico de Pamplona

El Planetario y el Parque Eólico de Pamplona

Firma: Adriana Onandía Fernández. 4º A ESO del IES Ataúlfo Argenta de Castro Urdiales.

El día 10 de febrero, los alumnos y alumnas de 4º de la ESO del Ataúlfo Argenta de Castro Urdiales se desplazaron hasta la capital navarra, para visitar algunos de sus famosos parques: Japonés, de la Ciudadela y el Parque Eólico.

El día 10 de febrero los alumnos de 4º hicimos una visita a Pamplona. Estuvimos en el Planetario y en un Parque Eólico.

El autobús se puso en marcha a las ocho y media de la mañana, y tras dos largas horas y media de viaje llegamos a la capital navarra.

Paramos cerca del Planetario, en el famoso Parque Japonés, donde tuvimos un rato libre para pasear un poco por los alrededores. En este tiempo algunos decidieron ir a contemplar la exposición de fotografías de animales que había en una de las salas del Planetario, otros en cambio se quedaron en el Parque contemplando sus bonitas fuentes.

A la hora acordada nos reunimos todos frente a la entrada del Planetario.
Los profesores que nos acompañaron: Javier, Celia y Carmen, nos repartieron las entradas y todos juntos entramos a la sala. Allí una chica nos explicó lo que podemos ver en el cielo y porqué lo vemos.
Resultó muy interesante.
A la salida, Javier nos sacó unas fotos.

Después de la visita al Planetario fuimos a comer al Parque de La Ciudadela. Tuvimos un tiempo para comer y otro después para dar un paseo por algunas calles de la ciudad.

Seguido del descanso para comer emprendimos viaje hacia el Parque Eólico de la Sierra del Perdón, a las afueras de la ciudad. Nos mostraron cómo funcionaba una torre eólica. Pudimos entrar en una de las torres y ver cómo son por dentro.

Cuando salimos, Javier nos hizo unas fotos junto a las torres. Es increíble lo pequeñas que parecen desde lejos y lo grandísimas que son en realidad.

A continuación de esta visita comenzamos el viaje de vuelta a Castro.
Por el camino paramos en una estación de servicio, en Altube, donde nos bajamos a estirar las piernas y a merendar.

Llegamos a Castro a las siete y media y así acabó lo que fue para la mayoría un buen día. La pega fue la mala organización del viaje ya que, habiendo pagado su plaza igual que los demás, siete compañeros/as nuestros/as fueron avisados el día antes de que no podían ir a la excursión por falta de plazas. La cita quedaba aplazada hasta el día 3 de marzo cuando los alumnos de COU realizarían la misma actividad. Pero esto no es todo, ya que el día de la excursión había plazas libres en el autobús.
Por lo demás fue una bonita experiencia.

2018-09-03T10:24:05+00:00 23 Abr 1998|Categorías: Hemeroteca, Revista Nº 4|Etiquetas: |

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies